Imprescindibles. Cáceres y alrededores.

admin120 views

Sin duda, Cáceres es uno de esos grandes desconocidos de la geografía española. Su provincia, al norte de Extremadura, está plagada de bonitos rincones que visitar, con una riqueza cultural en todos los sentidos, desde la extensa y riquísima gastronomía, hasta los importantes acontecimientos históricos sucedidos aquí o relacionados con estas tierras.

Yo nunca había viajado hasta esta zona, como mucho había llegado hasta Badajoz y Mérida, y esto fue cuando era pequeña. De hecho, si no fuera por mis padres -que han visitado Cáceres en un par de ocasiones- no se me habría ocurrido realizar este viaje. Quería una escapada de unos cuatro días por alguna zona natural, bosque o campo, que a la vez se pudiera combinar fácilmente con algo de turismo cultural. Sin duda, encontré lo que buscaba. Trujillo, Guadalupe, Cañamero, Geoparque de Villuercas son mis imprescindibles de Cáceres.

El viaje lo hice en coche desde Málaga. Unas cuatro horas y media haciendo dos paradas cortas. Éramos dos, por lo que el gasto en gasolina para todo el viaje (incluidos los desplazamientos de cada día) nos salió a  cada uno alrededor de 30 euros para un coche mediano de motor diésel.

Día 1

Llegamos a Cañamero, un pueblo situado a 1 h y 30 min de la capital, Cáceres. Este municipio está situado en el corazón del Geoparque de Villuercas (Geoparque Mundial de la Unesco). Aquí nos alojamos en los Apartamentos Rurales Candela. Estuvimos dos noches en esta casita, bastante amplia, con nuestro propio porche con mesa para poder comer o descansar mirando las bellas vistas llenas de vegetación. El desayuno estaba incluido: café o leche, más zumo de naranja recién exprimido, más pan con mermelada casera de higos o fresas y unas magdalenas. Todo muy bueno, además de muy bien servido por la dueña. Tanto ella como su marido nos hicieron la estancia muy acogedora, recomendándonos lugares que visitar y estando atentos a cualquiera de nuestras preguntas.

Para esta tarde nos sugirieron que fuéramos a unas pozas y senderos situados cerca en la carretera de entrada a los apartamentos. A dos minutos en coche se trataba de un camino que te llevaba a unas pinturas rupestres de la Cueva Chiquita y a un camino a lo largo de un río. Este fue nuestro primer contacto con la naturaleza y el relax.

Por la tarde fuimos a merendar a la plaza del pueblo de Berzocana (a 15 km) y por la noche nos acercamos a cenar a Cañamero (a dos minutos en coche desde los apartamentos, por una carretera sin luz pero no demasiado complicada). Cañamero no es demasiado pintoresco, y la mayor parte de sus locales y bares se concentran a lo largo de la carretera principal, que cruza el pueblo.

Día 2

Después de tomar el delicioso desayuno nos dirigimos a una zona un poco más apartada, recomendación también de nuestros huéspedes. Se trata del nacimiento del Río Almonte -afluente del río Tajo-, bajo un manto de piedras desde poca agua podrás ver salir, pero quizás tengas suerte. La carretera para llegar hasta aquí, dirección a Berzocana desde Cañamero, desviándonos a Navezuelas está bastante bien. En el km3 tendrás que meterte en otra carretera para empezar a subir la montaña, desde la que podrás contemplar un relieve apalachense, conjunto de fallas, además de ver de muy cerca a numerosos buitres leonados.

Después de parar en una zona de descanso para comer continuamos hasta Cabañas del Castillo (a 18 km de Navezuelas), un pequeño pueblo de tan solo 22 habitantes, cuyo castillo tienes que visitar para admirar las vistas y disfrutar del aire puro.

Después de disfrutar de este pequeño pueblo, su castillo y sus vistas nos dirigimos a Guadalupe para visitar sus calles, rincones y, cómo no, el Monasterio de Guadalupe. La entrada es guiada y vale 5 euros. Este Monasterio está construido sobre el lugar donde un pastor encontró una pequeña Virgen de madera escondida (Guadalupe, como el río, significa “el que se esconde”). En la primera sala ya te cuentan que ahí es donde los Reyes Católicos recibieron a Colón en 1486 y 1489; en 1492 tras la conquista de Granada vinieron a este lugar en busca de paz y descanso. Además, en la fuente de la plaza se encuentra la pila donde bautizaron a los primeros indígenas llegados de América.

 Día 3

Último día en nuestra casa del campo en Cañamero. Nos hacemos unas fotos entre árboles y flores y nos dirigimos directamente a Cáceres.

Allí pasearemos por sus calles hasta llegar a la Ciudad Monumental medieval, Patrimonio de la Humanidad. Este conjunto histórico es una ciudad medieval entera dentro de una muralla. Entrar allí te teletransportará al pasado, pero solo podrás entrar en sus monumentos si no te pilla en lunes como nosotros (solo pudimos entrar en la Concatedral de Santa María La Mayor, a la casa árabe y a uno de los Palacios que albergaba una exposición de cuadros de arte contemporáneo).

SONY DSC

Por la noche vamos a Trujillo, donde teníamos alquilada una habitación en un hostal situado en la Plaza Mayor (Alojamientos Plaza Mayor). La habitación era bastante básica, pero lo mejor era el pequeño balcón que daba a la plaza. Sentías ser parte de la historia. Esa noche cenamos en el restaurante del Hotel Hueso, cerquísima de la plaza, comida muy rica a un precio asequible. Luego nos tomamos un gin tonic (el más rico que he tomado nunca) en un bar de copas situado en una de las esquinas de la plaza (no recuerdo el nombre pero era donde estaba la gente, tampoco hay mucho más donde elegir). Después de pasear un rato por las pequeñas e iluminadas calles de Trujillo fuimos a descansar al hostal.

Día 4

Pagamos una visita guiada en la oficina de Turismo. Por 7,5 euros, el guía te lleva por muchísimos rincones, iglesias y palacios de Trujillo. Importante es la historia del descubridor y explorador Pizarro, cuya estatua domina la plaza. Sin duda merece la pena, aunque la visita sea tan exhaustiva que pueda parecer larga.

Tras esperar mesa en uno de los restaurantes de la plaza almorzamos y nos dirigimos a la Torre del Alfiler y al Museo del Traje, entradas incluidas con la visita guiada, aunque ya las hagas por tu cuenta. Después de comprar unos souvenirs, quesos, chorizos y salchichones metemos las maletas en el coche y para casa.

Espero que como nosotros visites estos bonitos lugares. ¿Has estado ya? ¿Qué te gustó más? ¿Me recomiendas algún otro lugar para mi próximo viaje por tierras extremeñas? ¿Te ha servido mi reseña? ¡Buen viaje!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: